Un simple acorde creado por los Beatles hace 52 años que sirvió como apertura del tema ‘A Hard Day’s Night’, le ha provocado grandes dolores de cabeza tanto a músicos profesionales como a matemáticos de prestigiosas universidades, ya que desde entonces no han podido averiguar cómo se logró ese particular sonido.

Un simple acorde creado por los Beatles hace 52 años que sirvió como apertura del tema ‘A Hard Day’s Night’, le ha provocado grandes dolores de cabeza tanto a músicos profesionales como a matemáticos de prestigiosas universidades, ya que desde entonces no han podido averiguar cómo se logró ese particular sonido.

El acorde de un segundo ha dado mucho que hablar, ya sea en libros, revistas, científicos que han lanzado teorías al respecto y beatlemaníacos que han presentado diferentes versiones sobre su composición, entre otros. Sin embargo, nadie lo ha podido descifrar… hasta ahora.

Fue el guitarrista canadiense Randy Bachman, fundador de la banda de rock The Guess Who, quien con ayuda de Giles Martin, hijo de George Martin -conocido como el quinto Beatle-, productor musical y guardián de las cintas de la banda británica -fallecido en marzo de este año-, lograron resolver el misterio.

George y Giles Martin

Ambos se encontraron en los estudios de Abbey Road, en Londres, donde se encuentran todas las cintas master de las grabaciones de los Beatles, un lugar en el mundo donde muy pocas personas pueden ingresar. Allí, Giles le preguntó a Randy: “¿Qué querés escuchar?”, a lo que el canadiense, sin pensarlo mucho, le respondió: “El acorde de apertura de la canción A Hard Day’s Night”. Para ello, Giles tuvo que separar tres cintas: una para la guitarra de George Harrison, una para la de John Lennon y otra para el bajo de Paul McCartney.

 

Randy Bachman

Fue en ese momento que Randy se dio cuenta que el comienzo de ‘A Hard Day’s Night’ no está compuesto por un solo acorde sino por el conjunto de tres elementos sonoros que se reprodujeron de forma simultánea: dos acordes de guitarra distintos y uno de bajo.

Los tres elementos:

1- John hace un acorde de Re sus4, es decir, un Re mayor ascendiente en Sol.

2- George hace un acorde de Fa mayor, ascendiente y descendiente en la nota Sol, o sea, el SOl se toca en la primera y en la sexta cuerda.

3- Para completar este acorde, McCartney toca en el Re clásico del bajo, y así se termina de dar forma a este raro acorde.

(Noticia extraída de http://www. diarioregistrado .com/)

0 20